Comunicado CEDES 31.may.2020 (Pandemia COVID-19)

¡Bienvenido a tu familia en Cristo!

COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE EL SALVADOR ANTE LA CRISIS PROVOCADA POR LA
PANDEMIA DEL COVID-19

“Les pido algo que me llenará de alegría: tengan un mismo amor,
un mismo espíritu, un único sentir (Fil 2,2)

“Este es el pensamiento fundamental de mi predicación: nada me importa tanto como la vida humana. Es algo tan serio y tan profundo, más que la violación de
cualquier otro derecho humano, porque es vida de los hijos de Dios y porque esa sangre no hace sino negar el amor, despertar nuevos odios, hacerimposible la reconciliación y la paz” (Monseñor Romero, Homilía 16 de marzo de 1980).

  1. “Nada importa tanto como la vida humana”
    Una semana antes de su martirio, Monseñor Romero hizo esta síntesis de su misióncomo pastor de nuestra Iglesia. Sus palabras mantienen toda su actualidad en este momento de dura prueba por el ataque inmisericorde del COVID-19. Porque a la Iglesia nada le importa tanto como la vida humana, denunció durante losaños de la guerra los atropellos a la dignidad de la persona humana y anunció sindescanso el plan del Padre: reconciliar a los hombres con Dios y entre sí.Han pasado cuarenta años del martirio del pastor y el coronavirus nos ha puesto aprueba, dejando en evidencia cuánto nos falta como país para conseguir una vidadigna para cada ciudadano. Afortunadamente, parece que nos acercamos al final de los dolorosos días delconfinamiento con motivo del virus COVID-19 y estamos ansiosos por volver cuantoantes a una relativa normalidad; es relativa porque estamos conscientes de que,después de esta pandemia, nuestra vida ya no será como antes. Ya no será comoantes, sobre todo para los miembros más débiles del pueblo salvadoreño. Losdespidos, el desempleo, el hambre, la falta de trabajo amenazan a muchos denuestros compatriotas. Por eso es imperativo comprometerse para que nadie se quedeal margen de la vida nacional. Es una tarea muy ardua para nuestros dirigentes, parala empresa privada y para todos nosotros. Por eso urge cultivar un auténtico espíritude solidaridad. Todos estamos en el mismo barco; tenemos que salvarnos juntos.

Descargar Aqui:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *